Siempre

Siempre

lunes, 24 de febrero de 2014

No lo vuelvo a hacer

Heme aquí, como siempre y como nunca.
Como siempre equilibrando mis varios frentes de batalla con un frenesí digno de Mc. Arthur, ese el de %&$# los japoneses. Hoy me hallo trabajando entre cajas de cartón y de madera, muebles varios, mesitas, mesotas y mesillas; libreros y espejos; guitarras y cojines, mientras la lavadora hace lo suyo y el marido se engorila con tanto entradero y salidero de trabajadores. Es que se me ocurrió que vinieran a lavar la alfombra, que abarca mi pieza, el estudio del esposo y el hall de arriba al que llamo librería porque es muy mamón decirle biblioteca (si la organizo un día tal vez se gane el título). Cambiarla por una nueva me parece muy oneroso económica e histéricamente. He visto la cantidad de basura que sale: el tapete, el bajoalfombra, dos toneladas de tierra, clavos, palos y las nubes de tierra que vuelan, así que entre esa monserga y el dinerote que se requeriría, el cambio, que espera desde hace siete años, seguirá en stand-by. Mientras, me dije, una buena lavada gracias a las artes del hermano de una amiga, que será menos lata y trabajo. Hasta que la realidad me alcanzó: hubo que ir quitando desde el sábado todo lo que ahora está en mi estudio que, menos mal, tiene piso de madera, y hoy por la mañana sacar los cajones de la cama de piedra porque si no no la hubieran podido mover los tres señorcitos que vinieron, encerrar la pobre Sushi Pachita María del Fungli para que no se salga; advertir a los lavadores que no respondo chipote con sangre si Chela se roba y come algo del equipo que dejaron en la entrada de los coches y que ella verá como coloridos juguetes: guantes, botes, trapos y esponjas padrísimas, es demasiada tentación para ella, y estar al pendiente lo que aparentemente llevará cuatro o cinco horas. Menos mal su aspiradora y su lavadora son muy silenciosas, la mía hace un ruido infernal que asusta a la gatita y enerva a los demás. Algo es algo, dijo un  calvo...
Y no es que me meta en líos, yo. Cualquiera que lleve una casa sabrá que es normal que acudan trabajadores a hacer arreglos, lo que pasa es que o nunca elijo el momento oportuno o simplemente ese momento no existe. Digamos que elijo un día en que estaré en casa, pensaría que no me dejan hacer nada ahora que podría estar trabajando, pintando o remodelando. Si lo hago un día en que el marido está se pone de los nervios y ya se sabe, un marido histérico no conviene; pero si no está acabo agotada de bajar a abrir a cada rato y estar al pendiente yo sola de todo. Lo ideal sería irme al parque a trabajar y dejar a los señores pero ¿y los perros?, ¿y la gatita? Además están pregunta y pregunta que dónde cogen agua, que dónde la vacían, que dónde iba mi sillón de Niña de Atocha... Total, un problema ético irresoluto.
Y en este momento me acordé de aquel limosnero que pedía un pedazo de pastel y una malteada en lugar del consabido taco porque era su cumpleaños, ya que uno de los limpiadores, el que parece con más autoridad de ellos, me pide refresco. Así: "seño, ¿no tiene refresco que nos regale?". Pues bueno, les doy una botella de Coca-Cola grande y ya empezada que quedó de la fiesta de mis amigas la semana pasada, y unos vasos desechables. El tipo señala una foto de la pared: "¿es usted, seño?". Creo que no habían visto una Miss Sinaloa más que en las noticias. Raro el tipo, son diez grados más allá de Manolín y Shillisnky. Así que ahí andan, limpiando, tomando refresco y conversando que si expulsaron a fulano en el partido del América y si el Toluca ganó. Ahora en el estudio del esposo están viendo los pósters de cine y comentan si han visto tal o cual película de Tin-Tan o de Clavillazo. Santo Dió.
La fiesta de mis amigas resultó de lo más divertida. Hubo comida, platicadotas, rifa, neteadas, apoyos, risas de todos los volúmenes, cantada con la guitarra y les puse la discoteca. Bailamos harto y acabamos a las doce de la noche. El clima ayudó, la luna nos acompañó a las cuarenta y dos que nos reunimos a festejar todo y nada, nada y todo. Eso sí, acabé extenuada con todo y que conté con ayuda previa al evento de mis hijodontes y maridazo y simultánea de Miss Oaxaca, como si me hubiera ido de campamento nacional. Vaya, que necesito entrenarme pero de caminar, no de batallar, para irme de viaje. Otra cosa que creo que no vuelvo a hacer al menos no próximamente.
Así que seguiré mientras aquí chambeando tan mona yo, mientras tomo mi café por el cual he de bajar a la cocina porque la cafetera de acá arriba -comodidades que se quedaron de cuando estaba yo de Frida Kahlo- hubo de desconectarse y moverse, hasta que dé la hora de calentar la comida....
Gajes del oficio, pues'n.








16 comentarios:

Fred dijo...

Qué vida más rara llevas, mi Lore...
No entiendo que en tu casa haya alfombras tan grandes que cubran dos piezas y "el hall de arriba". No entiendo que le des Coca-Cola al panzón pedigüeño: mejor agua del pozo de la Virgen mexicana, pa que aprendiera a comportarse. No entiendo que metas en casa a cuarenta y dos mujeres al borde de un ataque de nervios (y algún que otro furor interino que no digo). No entiendo que en esa casa se rinda culto al horrible Tin-Tan, de infausto recuerdo por estos pagos cinemátográficos neolíticos. No entiendo que los animales sean un problema existiendo "la letal". Luego se adquieren otros bichos nuevos y vuelve la alegría renovada a la casa..., hasta un nuevo lavado de alfombra.
No entiendo, pues, que se deslome usted tanto en las tareas domésticas: luego se queja si la vuelven a recluir en su sillita de Atocha.
Véngase pacá, que le enseño el Paraíso.
Beso.

Anónimo dijo...

Gracias, Fred, por tus siempre desinteresadas ofertas. Son gajes del oficio, aunque en realidad aún no sé cuál es mi oficio...
El infausto Tin-Tan tal vez no haya sido muy comprendido por allá, por aquello de resultarles muy ajeno. Mi padre llevó amistad con él y sus hermanos, y alguna vez tuvo chambitas de hacer de extra en las películas, para ganarse algunos pesillos. Por eso el Loco Valdés me acusó con mi papá cuando me vio en la oficina del productor de unos programas de comedia al que vendía yo libretos y se me armó la gorda en casa, allá por mis tiernos 20 añitos...
En cambio, lo que son las cosas, me cae re gordo el Cantinflas, que según sé tuvo mucho éxito allá, porque era el cómico oficial del gobierno, su comparsa y palero, además de sangrón y tan pagado de sí.
De la letal no hablo, la reservo para casos de enfermedad incurable dolorosa, y creo que debería ser de uso en humanos a propia voluntad. Muerte asistida, suicidio sin vergüenza.
De las cuarenta y dos mujeres qué te puedo decir, cada una es un show en sí, pero ya juntas son (somos)el acabose...
Y a mí me gustan los acaboses.
Lore

Lorena Salmon dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

NOOOO Lore aunque me equivoque de comentarios ajajja
NOOOO!!!!
Bueno... OK
Pau

Fred dijo...

Lo primero que quiero aclararte, Lorena, es que lo de "la letal" es una broma macabra: no sé si sabes ya que soy amante de los animales (de las culebras no, que me dan pánico) y disfruto mucho con ellos; además les debo de caer bien porque si hay un grupo de gente siempre se acercan a mí para ganarse una caricia o un trozo de comida. Los adoro.
A Tin-Tan apenas si recuerdo haberlo visto en la remota niñez, pero no gustó por estos pagos. Sin embargo Cantinflas tuvo un éxito arrollador, importando bien poco que fuera un subalterno del PRI, cosa que aquí se ignoraba. Con su humor peculiar y su jerga casi ininteligible de peladito me he reído mucho; mi padre -que era muy soso- se desternillaba de risa nada más verlo.
No me tienes que convencer de lo divertidas que llegan a ser las mujeres maduras cuando se despendolan y están de juerga...
Y tú, ¿que?. ¿has leído por fin "Helena o el mar del verano" de J. Ayesta? Es una deliciosa obrita escrita en prosa poética. Y me ha dejado una huella imborrable.
Ahora estoy con "Al morir don Quijote", de Andrés Trapiello. Escrita en un estilo próximo al cervantino, narra la peripecia de algunos personajes que aparecen en El Quijote y que le sobrevivieron. Magnífico escritor, del cual apenas si había leído artículos en la prensa. Creo que es -además- un notable poeta.
Y nada, Lore, un placer hablar con una mujer culta y sensible (aunque te empeñes en mostrarnos la coraza) como tú.
Por aquí abajo asoma Pau, que debe de querer decirnos algo... A ver.
Besos, Lorena.

Anónimo dijo...

Yo es que me equivoqué y puse aquí un comentario que era para otra persona y era de pelea, así que le pedí a Lorena que lo quitara. Es que andamos defendiendo Coyoacán contra las autoridades balines chuecas y hojaldras del PRD, que ya de por sí lo tienen del asco.
Saludos Paulinianos
Pau

Anónimo dijo...

No encuentro el susodicho libro en México. Y apetece leerlo, ¿lo hay allá o es extemporáneo? Terminé La vida de las mujeres, de Alice Munro (like) y Un padre de película (like). Ahora tomé uno de la caja de rola-libros que hay en el centro incultural, es en inglés, de alguien que escribe de su viaje en México a principios del siglo XX. En esa caja echa uno libros para que alguien más los coja, los lea y los devuelva. Mucha gente echó unos muy viejos que pintan bien, pero puedo coger sólo de uno en uno así que hasta el próximo miércoles.
Mientras, participando en acciones vs el gobierno de este mi pueblo.
Bonito.
Lorena alias a darle

Fred (hace años que no tiene abuela) dijo...

El libro en cuestión está a la venta en librerías: Ed. Acantilado, 10 euros su precio.
Ándese con cuidado si se manifiesta en Jardín Hidalgo, que tengo entendido que -un día de estos- van a mandar un camión con matones provistos de bates de baseball.
Este servidor de usted viene escribiendo mucho (dicen que bien); lástima que será la viuda la que vaya a recoger el Nobel en ausencia mía. Usted no sabe con quien trata, Lore.
Dos besos, uno para Pau.

Anónimo dijo...

Y sin saber con quién trato me enorgullezco de así tratarle.
Hoy en el quiosco del jardín a las 6, pancartas listas. No tememos a los reventadores del dictador Toledo Pinochet, ya les hemos visto y enfrentado. Ni mi anciana y desmemoriada madrecita, diminuta como es, se amilana.
Escribe, escribe. Yo me lo he dejado de lado... prometo ponerme, que me gusta tanto. Me pasa como con cantar: no sé si lo haga horrible o regular, pero lo hago con muchas ganas.
Beso
Lorena

Fred dijo...

Mi consejo, Lorena, es que formes un grupo con otros entusiastas de las letras (a lo mejor ya lo has hecho, en ese caso persevera en él. Es importante acudir a charlas y a lecturas de poemas, además de a las presentaciones de libros: vivir el mundo literario. Y escribir mucho y siempre leerlo a alguien, porque el destino de lo escrito es darlo a conocer. Si cae la breva de que lo publiquen, miel sobre hojuelas.
Tú eres escritora, Lorena; si yo te sigo es principalmente por ello. Así que ánimo y a escribir a troche y moche.
Ayer tarde asistía yo a una lectura de poemas a la que me invitó una amiga que participaba con los suyos. Fue en el Club de Tenis de esta ciudad y fue un evento entrañable y bello. Casi todas eran señoras de mediana edad y tuvieron el buen gusto de buscar la colaboración de un guitarrista que apoyaba sotto voce la voz que recitaba.
Luego sirvieron unos vinos y lo pasamos muy bien. Me fue muy grato departir con un afamado poeta presente... Tú sabes -porque te lo he comentado- que no hago poesía..., pero es la otra cara de la moneda literaria y llega uno a tomarle el gusto si la frecuenta.
Besos, Lorena. Y cuidado con los matones.

Anónimo dijo...

Mon joile quartier Coyoacan!!!! Premier jour au Mexique !!! NO A LOS PARQUIMETROS!!!! testimonios
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=741493885875507&set=a.741491459209083.1073741859.100000447073428&type=1&theater

Anónimo dijo...

https://www.facebook.com/NoParquimetrosCoyoacan/photos/a.225646227638029.1073741829.225372637665388/226510790884906/?type=1&theater

Una fotito, buscarme

Anónimo dijo...

https://www.facebook.com/NoParquimetrosCoyoacan/photos/a.225646227638029.1073741829.225372637665388/226510790884906/?type=1&theater

Una fotito, buscarme

Anónimo dijo...

Tienen toda la razón Lore, eso de que no les den sino una tarjeta y sólo a los que no tienen nigún garage en una zona en la que tampoco pueden hacer más garages en su casa porque las fachadas son protegidas por el INAH, no inventen! Es que el asqueroso PRD odia a la clase media que no vota por ellos porque practican la injusticia social.
Pau solidaria

F. dijo...

El PRD parece ser que es un partido ecologista, porque lo que está procurando es que ustedes anden en bicicleta y se olviden de los contaminantes automóviles.
Si yo viviese ahí, votaría PRD.
Pau, ¿no te solidarizas conmigo, que soy tan "verde"?

Anónimo dijo...

No Fred, el prd es un partido raterista! es la dizque izquierda de acá, que de izquierda no tiene nada, ya ve, roban y donde gobiernan es donde florece la corrupción a todo lo que da. No diga ni en broma que sería del PRD, es vergonzoso.
Todos los partidos son malos, pero el prd es el peor, el más nefasto, populista al extremo de pan para hoy (te regalo tinacos, despensas para que votes por mi y me pueda robar después todo). Fuchi
Verdad Lore?
Pau