Siempre

Siempre

lunes, 25 de enero de 2010

Enojos y Gran descubrimiento

Enojos. Dícese de encabronamientos, enfados y rabias en general excluyendo la hidrofobia como patología. Me siento enojada, para donde volteo veo razones para enojarme más. Pura caca. Buscaré en el vademécum a ver si aparte de antidepresivos, ansiolíticos y demás drogas apendejantes hay algún anticabreo de administración oral porque lo último que apetece es una pinchaculina o inyección. Creo que sería mejor que manden trabajo, antes de que arroje a alguien por la ventana o lo que es peor, los mande a Veracruz.
Al fin terminó el invierno, que este año duró casi cuatro semanas. Es mucho para estos lares. Ahora lo que procede es prepararse para mejores climas:
1. Preparar la tierra para la siembra del dos de febrero. es tradición cuyo origen ignoro ese día arreglar jardín, poner tierra, plantas y sembrar semillas. Yo pondré este año mis consabidos tomates que todo mundo vilipendia en esta casa diciendo que las plantas son feas, pero bien que se los zampan cuando salen. Los pondré en orillas poco visibles, no worry.
2. Ponerse la ropa de calor, siempre y cuando aún nos quede. Si no, pues hacer dieta, ejercicio, o resignarse y adquirirla en tallas más grandes.
3. Retacar las cobijotas, colchas gruesas y chamarrotas en el clóset previa lavada.
4. Y el más importante, salir más.
5. Asolearse un poco las piernas que para estas alturas tienen una tonalidad blanco azulado nada sana y bastante cadavérica que puede asustar a los niños por la calle y ya no digamos en la playa o piscina.
Podemos a su vez, los más vagatranes, ir planeando las vacaciones que siguen, o sea las de Semana Santa, antes de que todo se retaque y no hallemos cuarto ni en el Hotel Cucaracha. Y los menos vagatranes cruzando los dedos para que caiga trabajo (ayudarme en eso, por favor, jamás sobran las cruzadas de dedos).
También son estas fechas propicias para tachar los propósitos del año nuevo, los que los hicieron, porque ya se notó que no harán nada de eso.
Gran descubrimiento: ¡El perro de San Roque tiene rabo! Tras de exahustiva documentación e investigación en el Vaticano llegué a esa conclusión. Además es un chuchote tipo borrego flaco que haciendo gala de la fidelidad canina acompañaba al Santo Varón en sus peregrinaciones a los lugares santos. Ya os haré llegar la foto de la época. ¿Por qué no lo canonizarán?
Mantra de la quincena: Que el chucho de San Roque me proteja.
Consejo de la quincena (muy sabio como siempre): El que corre en la escalera se le sume la mollera.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

óorale así que sí tiene rabo y yo que he vivido en el error. ¿habrá existido el tal ramón que se dice que s elo crotó? que dilemas católicos eh?
Gracias por la iluminacion. la tia pepa es santa? op namas monja? esta re fea eh?
pau

Manny is dead dijo...

El problema es que la imagen que tienes es previa al corte de rabo. Ramon Rodriguez se creia torero y, en efecto, logro cortar el rabo de tan fino y noble animal (se parecia a la Chica... asi de corriente y chistoso)

En cuanto a Veracruz o mierdacruz (por razones que conocemos): NO MAMEEEEEEN!!!

¿Ropa de calor y frio? ¡Estamos muy al sur para ello (tomando en cuenta que somos del H. Norte) Sólo se necesita una chamarra o una sudadera mas. Las colchas y cobijas si hay que cambiarlas.

Lorenitachula dijo...

y LAVARLAS! Digo, pa aprovechar el sol.

Anónimo dijo...

O sea cómo? para eso hay bronceados de a mentis ves? para que no salgas con tus piernas de chorros de leche.. en tu caso chorrazos.
Guapa tú tía pepa
Yo mera petatera o sea.... tu conciencia o sea.... May