Siempre

Siempre

martes, 4 de enero de 2011

"No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada. "

La muerte es un lugar común lleno de más lugares comunes. Pero no por eso deja de ser una experiencia única para cada ser humano; cada muerte que sufrimos es distinta en nuestro pequeño mundo y en nuestro diminuto pedacito del universo.
Llega ella con su manto negro, negro como la noche en la que tanto miedo nos da encontrarla disimulada en la oscuridad, y se lleva de tajo a los que amamos, a los que necesitamos y a los que, desde ese momento, extrañamos. También se lleva a los que nada nos importan, a los que desconocemos, y hasta a los que odiamos pero cuando nos roza maldecimos a su contraria, la vida, por lo que de muerte tiene. Maldecimos y nos enojamos, y nos preguntamos por qué no se lleva mejor a los que consideramos malos, inútiles o innecesarios.
Y nos dolemos y lloramos por la ausencia, por el dolor y por el amor. Y entendemos cómo puede ser torpe un consuelo y desesperado un abrazo ahora que lo damos, como lo fueron ayer que lo recibimos.
Y las lágrimas ruedan por todo a la vez, porque nos hará falta, porque nos hizo falta ya. Por la pena del amado, por la carencia.
Y es ineludible, la muerte, a casi todos nos toca despedir a nuestros padres y no por eso lo aceptamos ni lo asimilamos con facilidad.
Y el tiempo que dicen que cura todo y no cura nada, sólo va convirtiendo la ausencia en una presencia y un no estar en un estar.
Sólo trastoca en lejanía un dolor y en cicatriz una herida.
Pero las cicatrices se ven, existen y quedan para siempre.

6 comentarios:

Manuel Menéndez dijo...

Pues sí, para cada uno es distinto

¿Eso es Miguel Hernández?

Ara dijo...

nada ni nadie nos prepara para esto, tengo ya el alma y el corazón con muchas cicatrices, profundas, dolorosas, constantes, no hay consuelo ni se puede consolar, el dolor es único e intransferible, nadie puede "acompañarte" en tu dolor, las palabras suenan tan vacías....

Ara dijo...

Sabia, no me refiero a "tus palabras" me refiero a los pésames, a los "lo siento mucho" al "te acompaño en tu dolor" frases hechas que no sirven, que no llegan, que son inútiles y que tantas veces usamos....

Y lo peor... para uno mismo...eso, pensar, por qué no se ha ido este o aquel que se lo "merece" más que este o aquel que nos hace tanta falta...

egoísmo puro y duro? maldad? malos sentimientos? somos humanos..

Lorenitachula dijo...

Es que yo, inocentemente, no quería que mi Louis pasara por lo que yo he pasado, sin darme cuenta de que casi todos hemos de pasar por ello. La vida, dice mi prima Carla, había sido buena con él en este sentido de la pérdida del padre. Te quiero Ara.

From Spain dijo...

Déjenme rumiar mi duelo en soledad,
no me pasen el brazo por la espalda
ni me digan que lo sienten como propio,
que ya saben cuánto duelen estas cosas...,
que son tragos que se pasan con el tiempo:
la condena que nos nace con la vida.
Ahora,dejen echados como están los cortinones,
que no alcance a ver el sol indiferente,
que ríe ajeno a mi sufrir indivisible,
que ante este dolor no existe nadie
que comprenda, que comparta, que acompañe.

Lorenitachula dijo...

Ciertísimo. Gracias