Siempre

Siempre

domingo, 8 de noviembre de 2009

Insisto

Insisto: quince días dan para mucho. Para muestra, un botón:
Lado alegre: Fiesta de Jalogüins; cobranza de dos trabajos; recepción de otro trabajo; no tener tiempo para mucho y ya se sabe: mente ocupada no piensa tarugadas ( o no piensa, punto); resultados óptimos en los análisis médicos.
Lado gacho (toda moneda lo tiene): Me sigo quedando sin mayores, ahora le tocó el turno a mi Tía Margarita. Ya la había visto muy malita la semana pasada y creo que le tocaba descansar, pero repito, me quedo sin mayores que me regañen. Lo bonito que hizo fue reunirme con sus hijos, mis primos, y sus nietos, mis sobrinos.
Así que resinsisto: no debe separarse el tiempo en semanas sino en quincenas, con cuatro días libres de fin de quincena entre cada una. Así rendiría más el trabajo y también el descanso, pues cuatro días alcanzan para irse a un paseo más largo o para hacer dos fiestas con sus respectivas crudas y sobrevivir. Dejo la idea al aire, el que la quiera que la pepene.
Me choca: ver a mi familia extendida cada venida de Obispo. Me gustaría aunque estemos desparramados por el planeta, vernos, reunirnos, reírnos.
Me choca también: el frío y la nublazón. Papi, pon el sol pliiiiiiiSSsss.
Mis planes: de salir en navidad van viento si no en popa sí en pompa. Necesito más trabajo o más paga, o menos gastos o algún incentivo tipo Melate.
Sabiduría de la quincena: "Si no fuera por estos momentos y los otros... ¿qué sería de nosotros?
Mantra de la quincena: (para repetir diario) manden lana manden lana manden lana.... Tal vez los poderes universales y nuestros santos favoritos se harten de escucharlo y nos manden $, aunque sea por hartazgo, tipo Juan con la cartera.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

que mala onda lo de tu tia, aunque sean viejitas es feo la cosa de que se nos vayan así pa siempre.Besotes,
Pauli

Anónimo dijo...

Oye en kincenas no pero ke tal en tres dias pa trabajar y tres pa descansar y asi nos la vamos llevando nO Gracias de todas maneras por las sabidurías que siempre hay que aplikar
Gaby

Ojitos de estrella dijo...

por qué no al revés? un quincena para andar de fiesta en fiesta, viajando, crudeando o descansando y cuatro días entre cada una para trabajar.... eso sería maravilloso no??? repetiré el mantra, espero que funcione jajaja

Anónimo dijo...

Ya no sé qué será peor, de todas maneras te pasaste los ultimos dos fines en velorios no? Pos a dividir el tiempo de velorio a velorio!
Anna